bono social

Bonificaciones sociales térmicas: requisitos y montos

19/11/2021

Las bonificaciones térmicas son una medida propuesta por el gobierno español. Entre ellos, se brindará ayuda económica a colectivos desfavorecidos que ya han recibido bonificaciones sociales por electricidad y aquellos en riesgo de ser excluidos, para que puedan pagar el gas.

¿Qué es el Bono Social térmico?

El Bono Social Térmico es una ayuda de gas, que se otorga a todos los usuarios que ya cuentan con Bono Social de Luz, por lo que es adecuado para familias desfavorecidas o personas en riesgo de ser excluidas.

La medida fue aprobada por el Gobierno en octubre de 2018 (Real Decreto No 15/2018) y entró en vigor por primera vez en 2020 para ayudar a las personas en situación de escasez energética.

La ayuda mínima para esta bonificación es de 25 euros, pero en base de la vulnerabilidad de cada caso en particular y de la comunidad autónoma en la que se encuentre, puede incrementarse a los 123,94 euros.

 

¿Cuándo se cobrará la bonificación social en 2021?

El monto a recibir debe ser recibido en un solo pago en el primer trimestre de cada año e ingresado en la cuenta del usuario.

Si el cliente carga la factura de la luz directamente al banco, el depósito se depositará en la misma cuenta. De lo contrario, debe completar sus datos bancarios para el pago.

¿Cómo solicitar el bono social térmico?

Para obtener la ayuda térmica, no es necesario hacer ningún requisito, porque cuando se tiene un bono social eléctrico, se otorgará automáticamente.

 

Para obtener grandes recompensas sociales, puede utilizar cualquier tipo de energía para calefacción, ACS o cocina. Los usuarios podrán utilizar butano, propano, diesel y gas natural, así como fuentes de energía renovables como el calor del aire y la energía geotérmica. En el caso del gas natural, el usuario puede estar suscrito a cualquier tarifa de gas natural proporcionada por la empresa.

 

¿Quién puede beneficiarse de esta ayuda?

Las bonificaciones sociales de electricidad y gas están diseñadas para personas y familias que no pueden pagar la energía.

Un hogar pobre en energía se puede determinar en función de diferentes factores estipulados por el gobierno, distinguiendo tres situaciones:

  • Vulnerable: obteniendo un descuento en el recibo de luz de un 25%.
  • Vulnerable severo: con un descuento en el recibo eléctrico del 40%.
  • Familias en riesgo de exclusión social: en estas circunstancias se determina personalmente, llegando incluso a no pagar ninguna tarifa.